Viewing room El Observatorio

Close info

Esercizio 1

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 2

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 11

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 9

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 3

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 4

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 5

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 6

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 7

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 8

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 10

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Esercizio 12

Giulia Ferrari

El Observatorio


80x112cm

Listado de obras

Expositor

“Tu tío quiere mucho a tu tía. Por eso, debería haberle dicho algo cuándo empezó a engordar tanto. No es sano. Mírala. Pero no, le dijo que la querría siempre, fuera como fuese, y este es el resultado. Él también tiene la culpa”.
Tengo 6 años y aprendo que querer a alguien que engorde mucho está mal. Si quieres a alguien de verdad, tienes que decirle que su gordura le va a matar.

“¡Ah! Pues ahora que has adelgazado, te vas de Erasmus y otro chico se aprovechará de los resultados”.
Tengo 20 años. Me río y pido perdón. Pobre de mi novio, que ha querido mi cuerpo “infollable” y ahora que estoy mejor, no me tendrá a su lado para disfrutarlo.

“Joder, tía. Mejor no acabes esa pizza, no la necesitas con lo gorda que estás”.
Tengo 25 años y me parece normal que este hombre que nunca he visto en mi vida me hable así. Al final tiene razón, ¿no? Con lo gorda que estoy, realmente no debería comer. Nunca. Nada. Ojalá tuviera suficiente fuerza de voluntad para ser anoréxica. Ojalá.

Tengo 32 años. Miro a mi cámara.
Mi cámara será mi instrumento de análisis, mi terapia. Voy a fotografiar mi cuerpo para obligarme a mirarlo, para conocerlo. A partir de ahora no será un campo de batalla, sino un compañero de lucha. Me fotografiaré para que quede constancia de este proceso, para que otras personas lo vean y se sientan menos solas.

Mi manera de hacerme visible, de reclamar mi espacio en el mundo después de una vida entera pasada intentando hacerme más pequeña, en una sociedad sin espacio ni representación para las personas gordas.