Viewing room Cristóbal Ascencio Ramos

Close info

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2021
170x110cm
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2021
40x30cm
500€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristóbal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristóbal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2021
40x30cm
500€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristóbal Ascencio Ramos

2021
40x30cm
500€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2021
70x110cm
1500€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2021
60x95cm
1300€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2021
60x95cm
1300€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las Flores mueren dos veces

Cristobal Ascencio Ramos

2022
300x170cm
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristóbal Ascencio Ramos

2021
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Las flores mueren dos veces

Cristóbal Ascencio Ramos

2021
60x70cm
700€ Buy
ESEN

El trabajo del artista mexicano Cristóbal Ascencio explora la relación paterno filial atravesada por la pérdida, el silencio, la muerte y la reconciliación.

El padre de Ascencio murió cuando él tenía 15 años, pero no fue informado de que la causa de que esta muerte fue el suicidio hasta que cumplió los 30. Es entonces cuando empieza a revisitar las imágenes, lugares y recuerdos que aún conserva. De nombre Margarito y de profesión jardinero, su padre redactó una carta de despedida en la que además de pedirle perdón, también le pedía que se comunicase con él.

A través de diferentes estrategias de manipulación y representación digital, Ascencio revisita su archivo familiar y el último jardín en el que su padre trabajó. La intervención en el código que compone sus fotografías personales, deconstruye las imágenes y las narrativas asociadas a ellas utilizando el glitch (el error digital) como herramienta. Al mismo tiempo, la representación tridimensional del jardín a través de la fotogrametría, aborda cuestiones relativas a la plasticidad de la memoria, representada en las plantas que su padre plantó y que a día de hoy aún siguen vivas.

The work of the Mexican artist Cristóbal Ascencio explores a parent-child relationship filled with loss, silence, death, and reconciliation.

Ascencio’s father died when he was 15, but he was not told that it was a suicide until he was 30. It was then that he began to revisit the images, places, and memories that were left to him. His father, Margarito, a gardener by profession, wrote a farewell letter in which in addition to asking for forgiveness he asked Cristóbal to contact him.

Ascencio revisits his family archive and the last garden where his father worked using various digital strategies for altering the images. He intervenes in the code that makes up his personal photographs and deconstructs the images and narratives associated with them using a glitch or digital error as a tool. At the same time, a three-dimensional representation of the garden using photogrammetry addresses issues related to the plasticity of memory, represented in the plants that his father grew, which are still alive today.

Listado de obras

Expositor

https://www.cristobalascencio.com/
Tel: +34 615336165
Calle Provisiones 24
Madrid
ESEN

Las flores mueren dos veces trata sobre una reconciliación. Mi padre, de nombre Margarito -como las flores- era jardinero y murió por primera vez a mis 15 años. 15 años después, supe que su muerte había sido un suicidio y fue entonces cuando murió por segunda vez. En su carta escribió sobre plantas y se despidió diciendo: “Perdóname y comunícate conmigo.”

Tras recibir esta información, me obsesioné con mis propios recuerdos y cómo esto los afectaba. Mediante la revisión de álbumes familiares y la manipulación de datos estructurales en sus fotografías, cuestiono los recuerdos asociados a ellas. A partir de esta experimentación creo nuevas imágenes que sirven como metáfora para hablar sobre la memoria corrompida.
A través de la imagen buscó darle forma a su ausencia y establecer un diálogo entre nuestros mundos. La fotografía sirve como punto de partida para cuestionar el relato personal y explorar un universo propio donde las plantas sirven de puente.

Después de su muerte, la relación con mi padre siguió viva. Lo encuentro en el mundo vegetal. Desde el renacimiento, los jardines se conciben como un lugar de encuentro para el hombre consigo mismo y con la naturaleza. Tomando como referencia los planos paisajísticos del último jardín en el que trabajó mi padre y las plantas que sembró y aún siguen vivas, utilizo técnicas de fotogrametría para realizar un jardín digital compuesto por imágenes que establecen un diálogo entre la fotografía, la memoria, el mundo digital y lo orgánico.
Este proyecto es mi respuesta a las últimas palabras que escribió mi padre y una invitación a pensar en todas las relaciones que alguna vez formamos y que continúan desarrollándose después de la muerte.

«Las Flores mueren dos veces» is a project about a reconciliation. My father’s name was Margarito -like the flower Daisy in Spanish- he was a gardener and he died for the first time when I was 15. When I turned 30, It was revealed to me that his death had been a suicide, that was when he died for the second time. In his last letter, he wrote about plants and said: «Forgive me and communicate with me.»

After receiving this new information, I became obsessed with my own memories and how this affected them. By revisiting family albums and manipulating the structural data of the photographs in them, I question the images and the memories associated with them. If my thoughts were changing, then those photographs connected to them should be different as well. From this experimentation, I create new images that serve as a metaphor for “corrupted memories”.

From this, I seek to shape his absence through images and establish a dialogue between our worlds. Photography serves as a starting point to question personal narratives, and explore a newly created universe where plants serve as a bridge.

After his death, my relationship with my father lived on. I find it in trees and plants. Since the Renaissance, gardens have been conceived as a place of encounter for humans with themselves and with nature. Using as a reference the landscape plans of the last garden in which my father worked and the plants that he bred and to this day are still alive, I use photogrammetry techniques to create a digital garden composed of images that establish a dialogue between photography, memory, the digital world and the organic.

Although “Las flores mueren dos veces” started as a photography series it has evolved into a Virtual Reality experience as well, where the user is invited to travel through different ramifications of memory while revisiting fragmented thoughts and the different possible versions of reality that blossom from a change in the course of personal history.
This project is my answer to the last words my father wrote and an invitation to think about all the relationships that we once formed and that continue to develop after death.