cerrar

anterior Welcome to the barrio siguiente

Oriol Miñarro

Del 29 de junio al 30 de julio CC Pati Llimona

PSX_20190620_125133PSX_20191126_102606PSX_20191126_101636PSX_20191126_085043PSX_20191125_233553PSX_20191125_231241PSX_20190617_192600

Bienvenido al barrio. Está usted en el barrio.

La ruta es por el barrio, ese barrio de la mente, con sus círculos concéntricos, sumergido, chillón, vicioso, oculto y ocultado, una visión de las calles en las que el orden debe pactar con el caos. La ruta por el barrio que no queremos ver, el barrio que es negado, el desfile grotesco, el que complica la vida, el que se retuerce y sobrevive, imaginario mental donde realidad y ficción conforman una narración descarnada de nuestro yo, relato de lo inconfesable como sociedad.

El barrio, inframundo donde transcurre un flujo de realidades ajeno a lo inteligible, un marco donde la entraña del ser se expone sin tapujo alguno, un entramado de redes sociales que acaban por conformar celdas de muy distinto corte y realidad, un espacio crudo, sin filtros, sin prejuicios, sin dogma moral que reconduzca la realidad, donde extraños compañeros de viaje rigen sus vidas por extrañas leyes no escritas, dueños del secreto de su pasado, portadores de una esencia que rezuma barrio por los cuatro costados, cancerberos de la tolerancia velada de los vicios, legados de la dictadura, degradación del cuerpo y salvación del alma.

El ojo informa a la mente, la mente ordenada al dedo, un ligero ajuste, una mediación, una captura de imagen… escruta hacia nuestros adentros para confrontarnos y enfrentarnos. El barrio se manifiesta, declara lo que es, revela lo que somos.

Bienvenido al barrio. Está usted en el barrio. El barrio está en usted.