25 julio, 2022

Carles Taché: «La importancia de una feria no es su tamaño sino su calidad y selección»

Carles Taché es de esos agentes del arte que son una enciclopedia viviente de conocimientos y emociones vinculadas a la creatividad con una biografía que da para mucho más que una entrevista. Pertenece a esa generación de galeristas de vocación inquebrantable que eran la clave de la conexión entre el coleccionista y el autor. Por sus salas e iniciativas, con 36 años de trayectoria, han pasado protagonistas del arte contemporáneo que después todos hemos estudiado y han sido mundialmente reconocidos. Un modelo de galerista que enlaza con la idea del marchante del s.XIX y que tenía visos de ser el acompañante y cuidador de sus artistas con una relación estable y prolongada en el tiempo, más allá de modas y eventos. Una relación tan personal que se transmite en su trato directo con todo aquel que visita su sala.

En esta novena edición se implica en nuestro evento como uno de los activadores clave del panorama de nuestra ciudad. En su trayectoria se suman el haber formado parte de eventos como ARCO o la creación de la Fundación Tàpies por lo que es para nosotros todo un honor que forme parte de Art Photo Bcn con un stand y que nos ayude a seguir mejorando para conseguir un evento artístico en Barcelona ligando la esfera comercial del arte con la fotografía y creando el punto de encuentro adecuado para galerías, público y autores y autoras.

Has formado parte de comités de selección de ferias de primera fila y conoces los entresijos de Barcelona como pocos. Nos interesa mucho saber qué piensas de una iniciativa especializada y de dimensiones reducidas como es la nuestra. ¿Qué tiene que tener una feria de arte en Barcelona para crear expectación?

Pienso que la importancia de una feria no es su tamaño sino su calidad y selección. Para la creación de una feria en Barcelona a nivel internacional es necesario el apoyo y la voluntad política. Sin ello y sin una buena filosofía de proyecto es muy difícil que una feria tenga la repercusión que una ciudad como Barcelona necesita. Es importante consolidar el circuito local. La feria que proponéis es un formato adecuado y en el nuevo emplazamiento es una gran oportunidad.

Este año ponemos el acento en apoyar y defender a las galerías de nuestra ciudad acompañadas por un reducido grupo de galerías de fuera seleccionadas por Vicenç Boned, antes galerista también. ¿Qué es lo más importante que debe saber una persona que se quiere dedicar al mundo de la galería? ¿Cómo encontraste tu vocación?

Actualmente una persona que decida abrir una galería debe tener una gran vocación y estar dispuesto a sufrir avatares y decepciones. Mi vocación vino por mi entorno familiar y Antoni Tapies fue quien me animó a dedicarme a esta profesión, debo decir que me abrió un mundo para mi desconocido hasta entonces. Nunca he flaqueado de mi proyecto pero si he tenido decepciones. A un joven que empieza a trabajar en una galería le destacaría que no puede renunciar nunca a su proyecto. Los buenos y malos momentos invitan siempre a la reflexión y nunca hay que rendirse.

Este año por primera vez estructuramos los espacios en solo project de autores emergentes y no tan emergentes, con algunos históricos como Ramón Masats, que nos presentas desde tu galería. ¿Qué puedes contarnos del proyecto que tendrás en tu espacio? ¿Cómo es la historia central de esa conexión con Masats?

Tenía en mi biblioteca el libro “Neutral Corner” con un texto de Ignacio Aldecoa, escritor y poeta, compuesto por catorce capítulos que ilustraban recíprocamente con las fotografías de Ramón Masats, libro comprado por azar en el Mercado de San Antonio (Barcelona) y su adquisición me motivó para pedir a Masats una selección de fotografías para un porfolio, y son las siete fotografías que presentaré en el espacio de Art Photo Bcn.


La relación entre artista y galerista ha dado para mucha literatura y especulación. Se le pinta como el malo de la película. Hay quien dice que el modelo de galería a la vieja usanza se va a extinguir por las aplicaciones de los nuevos medios de comunicación que hacen más autónomo a los artistas. ¿Cómo ves el panorama futuro?

Es demasiado fácil pensar que el galerista es el malo y el artista el bueno. He tenido relaciones de verdadera amistad y complicidad con la mayoría de los artistas con los que trabajo ya que crear distancias no es bueno para ninguno de los dos. El galerista aporta al artista principalmente seguridad a su trabajo y compañía en su vida profesional. Muchas veces debo decir que el ego es el principal destructor del artista y su obra. No sé cómo debe ser el artista para formar parte de la galería pero sí sé que cuando lo vea sabré reconocerlo. Las nuevas tecnologías puede que enriquezcan el mercado económica pero no la calidad del arte. No he introducido ningún tipo de actualización, siempre he mantenido una relación cuerpo a cuerpo. No vivo mal el relevo generacional, es lógico y normal.

¡Únete a la celebración de la novena edición!