Silvia Omedes: “la fotografía es el camino directo a la memoria, individual y colectiva”

©Xavier Gómez

Silvia Omedes es una de esas incansables personalidades creadoras de actividad de la ciudad de Barcelona y más concretamente del entorno fotográfico. Podemos decir que tiene mucho de fotógrafa en su ADN pero que se vinculó a la gestión cultural de forma definitiva tras pasar por entidades como el Museo Guggenheim de NY y el CCCB en Barcelona. Desde su fundación Photographic Social Vision ha ido siempre más allá de la fotografía y del género documental, tejiendo una verdadera red de actividades y exposiciones, de autores y autoras remarcables con los que ha creado comunidad y abandera sus proyectos allá donde va.

Para la sexta edición, tras haber colaborado desde los inicios con el Festival DOCfield que dirige, contamos con esta importante fundación del mundo de la fotografía impulsada por un gran equipo de mujeres. La fundación contará con un stand en el apartado de feria para acercar al público a dos grandes figuras de la fotografía documental que representan. Ambos son fuente de inspiración para los creadores actuales por lo que vemos especialmente interesante su reivindicación en nuestro espacio. Además contarán con obras y libros de otros de sus fotógrafos asociados.

Comentamos con Silvia objetivos y planteamientos que nos unen y les damos la bienvenida a nuestra séptima edición de Art Photo Bcn conociéndola un poco más.

Como abanderada de la fotografía como herramienta para la concienciación social cambio, ¿cómo ves el panorama actual?

Arrastramos una larga crisis de contenidos en los medios de comunicación tradicionales que son más bien empresas de comunicación con intereses de todo tipo y la fotografía documental, la que interpreta e interroga al mundo ha sido expulsada prácticamente de ellos. Hoy los autores buscan vías alternativas para dar a conocer sus trabajos, los publican en la red, en los medios digitales que priorizan la calidad, en los festivales, en los museos, y este buscarse la vida paradójicamente obliga a pensar en términos de audiencia, en cómo fidelizarla, en mejorar y enriquecer sus narrativas visuales y en crear nuevas estrategias de difusión.

¿Crees que los autores y autoras se han desensibilizado con todo lo que nos está cayendo?

Los autores y autoras que ven en la fotografía una gran herramienta de sensibilización social no se han desensibilizado, al contrario, están buscando esas vías alternativas que suponga hacer llegar las historias que les importan a su público potencial. La que se ha desensibilizado es la sociedad con el abuso por parte de los medios de comunicación y agencias de distribución de noticas de fórmulas fotoperiodísticas que nos muestran la vida de los demás y el conflicto a base de imágenes de impacto, repetitivas y con demasiado poco contexto.

…Y ¿somos los que miramos los que hemos perdido la capacidad de que las imágenes nos cambien?

Desde hace ya muchos años vivimos anestesiados… agotados de ver las mismas imágenes una y otra vez. Son escasos los medios que hoy tratan al lector de imágenes como un ser sensible e inteligente.

¿Qué piensas de la saturación de imágenes de la era digital?

Es tan grande el consumo, consciente e inconsciente, de imágenes a diario que la lectura, digestión y diálogo con ellas se hace prácticamente imposible. Des de la Fundación nos preocupa mucho esta realidad y es por ello que ofrecemos muchas visitas a guiadas a colegios en todos nuestros proyectos. La alfabetización visual es una asignatura pendiente y urgente en nuestras escuelas. Es crucial que los más jóvenes disciernan cuál es la función social y el valor de la fotografía documental, y que sean conscientes de que no existen imágenes inocentes. Todas existen, se difunden y consumen con algún objetivo. Hay que enseñar a interrogar a las imágenes, hablar con ellas y con nosotros mismos.

En 2001 fundas Photograhic Social Vision con un objetivo claro de reivindicar la función social de la fotografía además de ofrecer una plataforma de gestión y apoyo para fotoperiodistas. ¿Qué tipo de acciones habéis dejado atrás y con cuales os sentís más identificadas en la actualidad? ¿Hacia dónde se mueve Photographic Social Vision en el futuro?

Iniciamos nuestra andadura dando mucho apoyo fotográfico a proyectos del tercer sector, y nos gustaba mucho pero enseguida detectamos que con grandes exposiciones llegábamos a un mayor público. Con el tiempo la fundación ha desarrollado tres áreas de actividad, una para difundir proyectos expositivos que sensibilicen sobre retos sociales, otra educativa que usa la fotografía como herramienta de transformación personal e inclusión social y la tercera, que dirijo personalmente, ofrece apoyo profesional a autores y les ayuda a gestionar y explotar sus archivos.

Además de impulsar el Festival DOCfield o de organizar la muestra de Word Press Photo en Barcelona desde hace 15 años, estás muy vinculada a la ciudad y formas parte del Comité d´Impuls del Pla Nacional de la Fotografía. ¿Qué crees que nos falta para visibilizar de la forma adecuada un medio tan poderoso y amplio como el fotográfico?

Nos hace falta voluntad política. Más inversión público/ privado a iniciativas como la vuestra, por ejemplo. Entender que la fotografía es el camino directo a la memoria, individual y colectiva, y que tenemos una larga deuda de pendientes con ella, y en especial con el genero documental. Desde el Comité d’Impuls luchamos desde hace 6 años para que las Administraciones lleven a cabo acciones y proyectos que mejoren la gestión, el conocimiento y la conservación de nuestro patrimonio fotográfico. Si las Administraciones no respetan y cuidan la Cultura, difícilmente la sociedad lo hará.

¿Qué barreras hay que derribar y que estructuras crear para que el público se acerque sin prejuicios al medio fotográfico?

Llevar a cabo buenos proyectos, comunicarlos bien, fortalecer las exposiciones con debates y espacios de reflexión, acercar a las escuelas a los espacios de cultura con buenos programas y talleres didácticos, en definitiva, contagiar de su gran poder: el de transmitir relatos que nos ayudan a interpretar o interrogar el mundo y a conocernos a nosotros mismos.

Por vuestra propuesta para el stand de Art Photo Bcn vemos un guiño al futuro cogiendo aire desde el pasado con dos figuras como Joana Biarnés y Jacques Léonard en un entorno de fotografía emergente. Cuéntanos los motivos de esta elección y cómo vais a conjugar algunos nombres de vuestros socios.

Ambos archivos son altamente inspiradores y de mucha calidad. Ambos autores han salido del armario recientemente por lo que están siendo todavía investigados y digitalizados. Nuestra intención es mostrar nuevas imágenes, desconocidas en su mayoría, que ayuden a entender en mayor profundidad sus respectivos legados. Nuestra selección de socios, todavía no es definitiva, pero tenemos ya muchos autores documentalistas que han entrado en el mercado del arte y que se sienten cómodos también en él.

Para acabar la pregunta de rigor y volviendo sobre la sensibilización del público y más concretamente de ti misma. ¿Qué tiene que tener una imagen para que te conmueva?

Una buena imagen debe tener buenas luces, conceptual y formalmente y debe sobretodo intrigar, interrogar y emocionar.