cerrar

anterior Ferran Quevedo Barcelona siguiente

Alfonso Moral, Anna Bosch, Javier Tles y Ferran Quevedo

Ferran Quevedo propone un acercamiento a Oriente Próximo a través de la mirada de cuatro de los fotógrafos españoles que mejor han sabido retratar la cotidianidad de una de las zonas más convulsas del planeta. En un viaje donde el desierto, el caos y la guerra se transforman por un momento en paraísos artificiales, glamour, lujo y vanidad, como si de un espejismo se tratara.

La selección incluye una muestra de los siguientes proyectos de Alfonso Moral, Anna Bosch, Javier Tles y el propio Ferran Quevedo.

Ferran Quevedo
Javier Tles

Javier Tles

A 12 mil metros de altitud todo parece tranquilo, vacío la tierra muestra sus huellas y minimiza los conflictos. La piel queda al descubierto mientras la sequía avanza. Calma es una serie fotográfica hecha entre Oriente Medio y Mongolia.

Anna Bosch

Anna Bosch

A finales de 2011 Beirut vivía un momento de tranquilidad aparente. En Siria se vivía una revolución y todavía no había guerra: el desplazamiento forzado de personas hacia el Líbano acababa de empezar. Existía la inquietud de si el conflicto de Siria se extendería y de si habría una nueva guerra. Nada de ello preocupaba a las clases altas. «Vivimos hoy porque no sabemos qué pasará mañana» era su lema: clubes y restaurantes de lujo, champán y vestidos de alta costura. La resaca venía en forma de corrupción, carencias estructurales, edificios en ruinas de la guerra civil pasada. A lo largo de cinco años y nueve estancias en el Líbano, Anna Bosch Miralpeix ha penetrado en la burbuja de intimidad de las familias poderosas que suele quedar fuera de la luz pública. Las burbujas son estructuras perfectas… pero frágiles.

Alfonso Moral

Alfonso Moral

En Líbano, entre mar y fuego, Alfonso Moral documenta la realidad social en el Líbano, alejándose de los estereotipos, a través de dos conceptos: por un lado, el mar y la calma que éste genera y, por el otro, la tierra, que vive momentos de
cambio y de conflicto. Las fotografías que componen este proyecto fueron tomadas entre los años 2005 y 2007, y retratan las realidades y los universos completamente distintos de la multitud de grupos religiosos presentes en el país.