cerrar

anterior La ventana es horizonte siguiente

Eva Díez

del 12 de abril al 12 de mayo CC CAN BASTÉ, Passeig Fabra i Puig 274, Barcelona

13_Renacer_EvaDiez18_Renacer_EvaDiezNUEVA copia

La ventana es horizonte es la exposición individual de Eva Díez ideada como en un “site-specific” para la Sala Cava de Can Basté. Partiendo del fuerte protagonismo que la ventana ocupa en este espacio expositivo, una especie de claraboya, metáfora de la luz que esperamos entre en nuestras vidas, como señal de clarividencia, lucidez en el entendimiento del mundo en que vivimos, se congregan, así, dos series de la artista. Por primera vez, Renacer y Lugar de ausencia comparten el mismo “hábitat” expositivo, de la oscuridad de una a la luz de otra.

Eva Díez prosigue con su trabajo artístico cuyo elemento nuclear es la casa como símbolo del ser humano y su relación con el mundo.

Actividad: Visita comentada por Eva Díez durante la inauguración el 11 de abril a las 20h

Teniendo la ventana como horizonte, la Sala Cava fue dividida en dos ejes que se relacionan en un diálogo frontal, casa a casa, que el discurso expositivo sugiere. Por un lado, Renacer, con sus casas deshabitadas en un paisaje, también él desprovisto de presencia humana, en una poética sublime entre la nostalgia del abandono y el misterio de lo desconocido que se invita a descubrir. La iluminación refuerza el lado escénico y teatral, al mismo tiempo que devuelve a estos hogares su propio sentido: el de existir para ser vividos. La luz, símbolo de energía y verdad, invade estas ruínas, recupera sus memorias, habita en estas casas, dándoles, así, otra vida.

Por otro lado, Lugar de ausencia, en el cual Eva Díez concibe una casa en su forma más primitiva y construida en espejo, este es un material que como la propia artista dice, “al igual que el vacío, no contiene nada y contiene a su vez todo el universo”. Eva instala “su” casa de espejo en lugares sin presencia humana y donde el paisaje se refleja en todo su esplendor. Son “lugares de ausencia” que se llenan con este gesto, un vacío como espacio interior de plenitud, lo que pareciendo antagónico, nos muestra cómo estas imágenes están llenas de simbolismo y reflejan una vuelta a los orígenes, a la naturaleza y al tiempo que es preciso dar al tiempo.

Luz y oscuridad. Ilusión y verdad. Dos (posibles) lados de una frontera conceptual que, aquí, se representa en esta ventana, en ese vagar poético de quién sabe “que nunca é o que se vê quando se abre uma janela”

[Alberto Caeiro / Fernando Pessoa, 1925].

Ana Matos

Lisboa, Março de 2019